• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://www.sprinforma.mx/noticia/ni-un-paso-atras-chilangas-y-chilangos-la-ruta-es-clara-clarisima
  • 02 Jan 2024
  • 18:01
  • SPR Informa 6 min

Ni un paso atrás chilangas y chilangos, la ruta es Clara, clarísima

Ni un paso atrás chilangas y chilangos, la ruta es Clara, clarísima

Por Julieta Villegas Aguayo

Desde 1997 que la hermosa Ciudad de México — en ese entonces Distrito Federal—es gobernada por partidos considerados de izquierda, —aunque ya sabemos que el PRD acabó en el basurero conservador de la historia—, justamente en ese año fue la primera elección democrática del D.F. ya que anteriormente ese cargo era asignado por dedazo presidencial y el mandatario era denominado Regente, a partir del 97 fue electo vía comicios el jefe o jefa de Gobierno. Esta ciudad ha sido el bastión de las izquierdas, además de ser por supuesto el gran centro político, económico y cultural de la República. Considero que la ciudanía citadina es la más politizada del país, la más participativa en asuntos públicos y, además, la más solidaria, también creo que esas virtudes no son casualidad y creo que se forjan dentro de una ciudad con todos los derechos que se han construido gracias a diversas luchas populares que aquí convergen.  

Vivo en esta maravillosa ciudad y vivo muy agradecida por todas las oportunidades que aquí nacen, pero viví 30 años en el conservador y violento estado de Guanajuato y encuentro un mundo de diferencia. En esta ciudad me siento libre, segura y poseedora de todos mis derechos humanos, por otra parte, en Guanajuato me sentía insegura, vulnerable, también discriminada. 

Ahora, allá además se vive bajo la terrible inseguridad y brutalidad ocasionada por el cartel local Santa Rosa de Lima en contubernio con el inamovible fiscal panista Carlos Zamarripa, aliados y amistades del gobernador. 

Guanajuato es el mejor ejemplo de cómo «gobierna» el PAN, la entidad más violenta y con más homicidios dolosos en el país, es una radiografía de sus políticas privatizadoras, de la falta de oportunidades y de su «estrategia» de seguridad. 

En la gran Tenochtitlán —DF, CDMX o como gusten llamarle— desde Cuauhtémoc Cárdenas, pero sobre todo con los gobiernos humanistas del licenciado Andrés Manuel López Obrador y de la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, con sus programas de gobierno siempre pensados en ayudar a las y los que menos tienen, con política social popular y con los apoyos universales que ellos impulsan, contribuyeron al bienestar y a la mejora de las condiciones de vida de las y los capitalinos. Es la zona metropolitana con más derechos sociales en nuestro país, con mejores salarios, con amplias oportunidades de educación pública y, por ende, con mayor movilidad social. 

Algo sucedió en los últimos años en la Ciudad de México, fue notable y palpable hasta las elecciones de 2021, algunas alcaldías gobernadas por la izquierda decidieron virar a la derecha, con resultados muy lamentables como el narco gobierno trágico-cómico de Sandra Cuevas. No comprendo aún porque siendo una región de avanzada decidieron darles oportunidad a los mafiosos ya conocidos por «cogobernar» con el crimen organizado. Se lo atribuyo a que no habían vivido bajo sus gobiernos elitistas y antipopulares, esos gobiernos donde todo es negocio, incluyendo la salud y la educación, no los habían padecido, no los conocen, hasta ahora los van sufriendo a nivel municipal o local, ya pueden corroborar que son un desastre, así como represores y anti-derechos. Lamentablemente muchos aspiracionistas citadinos se dejaron engañar y es por ello por lo que dieron paso al retroceso. 

Este año habrá elección por la jefatura de gobierno de la Ciudad de México y las opciones son dos: El frente conservador con Santiago Taboada, exdiputado, exalcalde de Benito Juárez y miembro del cártel inmobiliario de la ciudad  y por morena Clara Brugada, destacada política mexicana, economista, luchadora social, fundadora de morena, exdiputada local y exdiputada federal, también fue jefa delegacional y alcaldesa de Iztapalapa, exprocuradora social del Distrito Federal y diputada Constituyente de la Ciudad de México. 

No hablaré del señor blanco privilegiado, porque para eso ya tiene a la prensa convencional, la radio y el chayote; además, sus resultados son nulos, los conservadores solo llevan agua a su molino por si no lo habían notado; pero sí hablaré de mi admirada referente, militante del movimiento urbano popular y fundadora del partido-movimiento morena. En su reciente periodo como alcaldesa de Iztapalapa su contribución a la política cultural de la región fue extraordinaria, sin precedentes. Construyó una escuela de cine y de fotografía gratuitas. Formó 140 orquestas de diferentes géneros, en donde participan jóvenes que se han alejado de malos hábitos y se han sumado a estas actividades que reconstruyen el tejido social y en donde se les ha dado la oportunidad de mostrar su talento musical. A través de la implementación de distintos programas redujo en 57% los indicadores de criminalidad en delitos de alto impacto en la alcaldía. Clara invirtió mil mdp, para la construcción de complejos integrales que albergan albercas, canchas deportivas, auditorios, espacios para el desarrollo de actividades artísticas, culturales, huertos comunitarios, de servicios de atención médica preventiva, sicológica y de asesoría jurídica, de acceso totalmente gratuito, las famosas Utopías, ¿las conoces? Unidades de Transformación y Organización para la Inclusión y Armonía Social.

Vamos por la ciudad utopía, un lugar donde cabemos todos y todas, donde nuestros derechos sociales sean intocables y donde lo importante sean las personas y no el capital. La ruta es clarísima.