• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/la-hipocresia-occidental-debe-terminar
  • 08 Dec 2022
  • 10:12
  • SPR Informa 6 min

La hipocresía occidental debe terminar

La hipocresía occidental debe terminar

Por Alonso Romero .

En el año 2020, Joe Biden, estando en campaña, prometió terminar con la industria de energía fósil. Decía que el consumo de hidrocarburos había quedado atrás, y que de ganar, haría todo lo posible para que esto fuera cierto. Una vez en el puesto, nombró un enviado especial para el clima, John Kerry, quien ha sido el “presionador en jefe” de los países en desarrollo, incluido México, cada que estos se  desvían aunque sea un poco del discurso oficial de Washington. A través de organismos internacionales, como la Agencia Internacional de la Energía (IEA) o el Panel Intergubernamental de Cambio Climático  (IPCC) han empujado escenarios y narrativas que se supone son “neutrales” para combatir el cambio climático. Esto no podría estar más alejado de la realidad. Mientras USA quiere “regañar” a los países por no utilizar únicamente energía solar y eólica, en su propio suelo hace todo lo posible por aumentar la producción de petróleo. Tan es así, que en septiembre de este año, acaba de tener un record de producción histórico, 18.36 millones de barriles diarios. 

Así es, el país y bajo la administración que ha querido dar lecciones de sustentabilidad y cambio climático a México y al mundo, acaba de tener el mejor mes de producción petrolera de su historia. Esto parecería ir en contra de todo lo que el IPCC ha decretado en sus escenarios para lograr la “transición” y mantener el aumento de temperatura entre 1.5C – 2 C, pero no es así. Un equipo de investigadores de Instituto de Estudios Avanzados de la India, se dio a la tarea de analizar más de 550 modelos bajo los cuales el IPCC construyó el 6to reporte. Sus conclusiones principales son que, los reportes y escenarios del IPCC no tienen en cuenta, en lo más mínimo, la responsabilidad histórica de los países del “norte global” y deja toda la carga de la transición energética a los países del “sur global”. 

¿Cómo llegaron a esta conclusión?

La relación entre la concentración de los Gases de Efecto Invernadero en la atmósfera y el aumento de la temperatura, ha quedado comprobada. Para delimitar el aumento de la temperatura a entre 1.5C y 2C, se hizo lo que se conoce como un “presupuesto de carbono” es decir, cuanto carbono se puede emitir antes de que se rebase el umbral de concentración en la atmósfera que corresponde con el aumento de temperatura. Este es, entre 420 y 1270 GToneladas de CO2. De esta manera, se reparte un presupuesto de uso de combustibles fósiles entre los diferentes países, el cual, bajo el principio de justicia, debería de ser muchísimo menor para los países desarrollados e históricamente responsables del calentamiento global. Pues esto es al revés. La gran mayoría del consumo de combustibles fósiles, está reservada para los países en desarrollo. Se estima que un ciudadano de USA y Canadá (Norte América) consuma entre 8 y 11 veces más energía proveniente de combustibles fósiles que alguien del África subsahariana, y entre 5 veces más que alguien de Latinoamérica (México incluido). 

Al mismo tiempo, los escenarios de electrificación y reducción de emisiones, indican que bajo los lineamientos del IPCC, África Subsahariana, una de las regiones con mayor pobreza del mundo, deberá reducir sus emisiones de CO2 entre 10% y 16%, mientras que el Norte Global lo hará entre un 5% y 7%. 

 

¿Nos parece correcto que la mayor carga de reducción de emisiones y de consumo de energía recaiga en las regiones que menos energía utilizan y que mayor pobreza tienen? Pues lo estamos viviendo ahora mismo. Derivado de la pésima política energética que tuvo la Unión Europea, ahora han prohibido la inversión en infraestructura de Gas Natural en países en vías de desarrollo, a menos claro, que sea para exportación para uso Europeo, porque allá, ya se catalogó como “verde” mientras que se castiga fuertemente a cualquier país que requiere de esa energía para desarrollar a su población. 

Todo esto se da en el contexto en que los países desarrollados han fallado en sus promesas de financiamiento, al desarrollo “sustentable” de los países en desarrollo. 

¿Con que cara pueden exigir algo? Al contrario, deberíamos exigirles más. Cada país tiene una responsabilidad histórica que debe cubrir. Debemos dejar de condenar a los ciudadanos de los países en desarrollo a una pobreza (energética y monetaria) perpetua, para que los ciudadanos de los países desarrollados continúen viviendo una vida por encima de sus posibilidades.