• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/combatir-a-pobreza-reduciendo-la-desigualdad-o-aumentando-el-pib
  • 23 Nov 2022
  • 10:11
  • SPR Informa 6 min

¿Combatir a pobreza reduciendo la desigualdad o aumentando el PIB?

¿Combatir a pobreza reduciendo la desigualdad o aumentando el PIB?

Por Alonso Romero .

Según el tradicionalismo económico, la única forma de reducir la pobreza es a través de tener un crecimiento económico sostenido, por lo que el gobierno únicamente debe enfocarse en generar las condiciones para turbo cargar ese crecimiento, al final, como dicen, si le va bien a los de arriba le irá bien a los de abajo. Esta teoría tomó fuerza con la entrada del neoliberalismo, en los años 80’s, se decía que “una marea alza todos los barcos”, por lo que no había que enfocarse en temas de redistribución de la riqueza. El mercado, en su infinita sabiduría, repartiría a todos por igual, la riqueza salpicaría de las manos de los más ricos a todos los demás. Más de 4 décadas después, podemos ver que esto no funcionó. 

De acuerdo con el portal “World Inequality Database” en México entre 1980 y 2018, el porcentaje del ingreso total con el que se queda el 1% , pasó de 12% a 29.5%. Mientras que el 50% mas pobre pasó de 6.4% a 6.3%. Es decir, el 1% más rico de México (1.2 millones de personas) tiene 4.7 veces más ingresos que el 50% (63.5 millones de personas) de la población más pobre. El número de personas en situación de pobreza con ingreso por debajo de la línea de ingresos, aumentó entre 2008 y 2018 de acuerdo con lo reportado por el CONEVAL para situarse en 61 millones de mexicanos. 

En temas de crecimiento económico, de 1980 a 2018 México creció, en promedio, 2.5% anual, muy por debajo de lo necesario. Esto a pesar de haber aplicado políticas de corte neoliberal que se suponía harían que se acabará la desigualdad, la pobreza, y harían crecer el PIB en niveles record. ¿Qué pasó?

Pasó que nuestros gobernantes apostaron por convertirnos en los manufactureros de USA y Canadá. Los tecnócratas de antaño, apostaron a que la “ventaja comparativa” de México fuera el pagar bajos salarios. De esa manera, nos volvíamos una economía exportadora atractiva, toda vez que en modelo de exportación, los salarios se vuelven uno de los componentes más importantes a la hora de ofertar productos en el mercado internacional. A diferencia de lo que hizo, China, en México no se tuvo una política industrial que obligará a la transferencia de tecnología para paulatinamente ir subiendo en la cadena de valor y capturar más riqueza en la forma de mejores salarios por un trabajo más especializado. Literalmente la única política industrial en México fue suprimir salarios y dar exenciones de impuestos e incentivos fiscales. 

Esto generó un país altamente dependiente del extranjero sin una clase media y un mercado interno fuerte que pudiera impulsar el crecimiento económico a los niveles requeridos. Y esto es el punto clave del asunto, si en México no se ataca la desigualdad primero, ningún tipo de política podrá hacer que crezcamos a las tasas necesarias simple y sencillamente porque estaremos atados al crecimiento de las exportaciones mientras no crezcan los salarios lo suficiente como para que el crecimiento venga del consumo interno. Es decir, si se siguen pagando sueldos tan bajos, la gran mayoría de los trabajadores en México no podrán comprar nada más allá de lo necesario para sobrevivir, deteniendo el crecimiento económico.

Esto se sabe desde hace mucho. La OCDE en 2014 publicó un estudio en el cual dijo explícitamente que “países donde la desigualdad en el ingreso se está reduciendo crecen más rápido que aquellos en los que la desigualdad aumenta.” En otro estudio publicado en el “Journal of Economic Inequality” en marzo de 2022, se dice que reducir el índice de GINI (indicador de la desigualdad, 0=total igualdad 1=total desigualdad) 1% tiene mucho mayor impacto que aumentar el crecimiento económico 1%. Es más, reducir el índice de GINI 1% en 2030, en todos los países del mundo, significaría sacar de la pobreza a 89 millones de personas más que lo proyectado únicamente con el crecimiento económico (asumiendo que no aumenta la desigualdad). 

Era momento de dejar atrás teorías de “fé” que habían demostrado no poder dar más de si mismas y concentrarnos en crear un mercado interno fuerte. Algo que hemos visto con AMLO es que el salario real de los trabajadores se ha recuperado en niveles que no se habían visto antes. Tanto el salario mínimo como el promedio. Veremos los resultados, pero lo bueno es que, se ha dejado de creer en fantasías de los 80’s y se ha comenzado a actuar.