• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/pese-a-resistencias-de-la-fifa-las-expresiones-politicas-invaden-el-mundial-de-qatar
  • 23 Nov 2022
  • 13:11
  • SPR Informa 6 min

Pese a resistencias de la FIFA, las expresiones políticas invaden el mundial de Qatar

Siguen las protestas políticas en el mundial de Qatar. En el encuentro de Alemania contra Japón, los germanos decidieron posar en la foto previa al partido con las bocas tapadas como protesta a la prohibición de la FIFA sobre el uso los brazaletes del movimiento One Love, que lleva los colores arcoiris de la bandera LGBT y que pretende visibilizar las violaciones a derechos humanos e injusticias en Qatar.

El lunes pasado, estaba previsto que varios jugadores portarían este brazalete como una expresión de apoyo a los derechos de la comunidad LGBT, entre ellos el capitán de la selección de Inglaterra, Henry Kane. 

Sin embargo, horas antes de que empezara la jornada deportiva, la FIFA amenazó con sanciones económicas y deportivas a los jugadores que usaran el brazalete a favor de la comunidad LGBT, y en cambio los instó a que usaran uno con la leyenda genérica: “No discriminación”.

Ante esto, el mismo lunes siete selecciones (Países Bajos, Inglaterra, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Gales y Alemania) lanzaron un comunicado conjunto en el que declararon que estaban dispuestos a asumir las multas de la FIFA con tal de que sus jugadores portaran el brazalete, pero no podían exponerse a recibir sanciones deportivas, incluídas tarjetas en los encuentros, por lo que hicieron un llamado a sus futbolistas a que no usaran el brazalete. Sin embargo, las siete federaciones expresaron que están muy frustrados por la decisión de la FIFA de impedir que sus jugadores se manifestaran y adelantaron que buscarían mostrar su apoyo de otras formas. 

El gesto de la selección alemana tapándose la boca fue una de estas alternativas para expresar su solidaridad, como antes lo fue el equipo de Inglaterra hincando la rodilla previo al encuentro contra Irán. 

Por otra parte, esta no ha sido la única expresión política en Qatar. El martes pasado, los jugadores de Irán decidieron no cantar su himno nacional en la previa al encuentro contra Inglaterra del lunes 21 de noviembre en solidaridad con las protestas de mujeres que se están llevando a cabo en su país, y como condena a la represión de su gobierno. 

Desde que se anunció a Qatar como sede del mundial en 2010, la polémica ha acompañado a la decisión de la FIFA por la intolerancia ante la diversidad sexual en las leyes de este país, que penalizan las relaciones entre homosexuales. 

El dirigente de la FIFA, Gianni Infantino, defendió a Qatar como sede en una conferencia de prensa que duró casi dos horas. En esa misma rueda de prensa, el director de comunicación de la FIFA declaró que era abiertamente homosexual, que estaba ocupando una posición de privilegio en Qatar y que estaba seguro que todos serían bienvenidos en la Copa del Mundo.

Por otra parte, la FIFA anunció el martes pasado, después del encuentro entre México y Polonia, que abrió una carpeta de investigación en contra de la selección mexicana por el grito homofóbico que presuntamente se llevó a cabo en el partido contra la escuadra polaca, lo cual ha sido criticado por la prensa mexicana como una incongruencia a la luz de su defensa de Qatar como sede mundialista por parte de la FIFA. 

Además de la cuestión de los derechos de la diversidad sexual, Qatar también ha sido criticado por las violaciones a derechos humanos en su territorio, particularmente por sus leyes que penalizan las relaciones homosexuales y el trato que reciben los trabajadores inmigrantes, quienes laboran bajo salarios muy bajos y en condiciones de peligro. 

De acuerdo con informes de Human Right Watch y Amnistía Internacional, miles de migrantes trabajaron prácticamente en condiciones de esclavitud para construir los estadios del mundial. Según estas organizaciones, los migrantes trabajaban sin descanso, no les era permitido renunciar, sus pagos se retrasaron y vivían en condiciones sumamente precarias. 

Además, una investigación del medio The Guardian detalló que al menos 6,500 trabajadores habían muerto entre 2010 y 2022 en la construcción de los estadios para el mundial. Esto fue negado por el gobierno qatarí, el cual respondió en un comunicado que sólo tres personas habían fallecido en labores relacionadas con el trabajo vinculado al mundial.