• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/la-homofobia-en-rusia
  • 29 Oct 2022
  • 10:10
  • SPR Informa 6 min

La homofobia en Rusia.

La homofobia en Rusia.

Por Juan Carlos Pastrana

¿En qué clase de villano de los tiempos actuales se está convirtiendo el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin? No solo justifica absurdamente el inicio de una guerra con Ucrania para poder anexarse territorios, también fortalece las normas punitivas y discriminatorias hacia la población LGBTTTIQ+. Además de ser una regresión lamentable en materia de Derechos Humanos, constituye un peligro real enorme para la diversidad sexual y de género de aquél país.

La famosa “ley de propaganda gay” rusa ahora ha sido modificada en días pasados para agravar la situación: estipula la prohíbición de cualquier visibilidad y declaración en apoyo al colectivo LGBTTTIQ+. Un total retroceso para la humanidad porque, para bien o para mal, Rusia continúa creciendo como una potencia sumamente competitiva en lo económico y tecnológico, pero lamentablemente de nada servirán todos esos avances si no se tiene una visión de lo colectivo con perspectiva humanista y de respeto al libre desarrollo de la personalidad.

Porque los tiempos están cambiando y por supuesto que los cultos religiosos y los gobiernos ortodoxos deben enfocarse en reconfigurar sus dogmas y poner en el centro de todo valor al ser humano. El respeto irrestricto a la dignidad humana no debe ser sobrepasado por ningún dios o constructo ideológico.

Pongamos el ejemplo de Armenia, uno de los países euroasiáticos más homofóbicos del mundo, el cual a pesar de no estar en las listas de la vergüenza que registran los países que catalogan como ilegal a las identidades y orientaciones sexuales diferentes a la heterosexual cisgénero, la cultura estrechamente ligada a la cristiandad ha generado el fortalecimiento de diferentes prejuicios en torno a la diversidad sexual y de género. El resultado: la noticia esta semana del suicidio por motivos de bullying homofóbico de dos adolescentes homosexuales en el Puente Davitashen de la capital, Yerevan. El romanticismo de sus fotos en redes sociales y la filtración de los mensajes previos a sus muertes no alcanza para maquillar el horror que contextualiza esta situación de rabia e impotencia.

Irán es un territorio que colinda con Armenia al norte, ambos territorios con historia milenaria en el desarrollo de las civilizaciones y sus prácticas religiosas. También en Irán hemos visto en días pasados el clímax del cuestionamiento a uno de los pilares de la cultura islámica: la misoginia disfrazada de moral para el sometimiento de la mujer ante el hombre, poseedor del honor divino. El asesinato de la joven Mahsa Amini de 22 años por la “Policía de la Moral” como es conocida en ese país por el uso incorrecto de la burka, ha desatado grandes movilizaciones de protestas acompañadas de fuertes rechazos a las restricciones absurdas al libre desarrollo de la personalidad sustentadas en dogmas de carácter religioso.

Y estoy seguro que en el próximo torneo mundial de futbol con sede en Catar, habrá además de una gran derrama económica producto del turismo deportivo, mucha controversia en torno a las leyes que rigen al mundo árabe; el choque cultural será evidente al llevar un espectáculo internacional sumamente “occidentalizado”. Sin duda también será una oportunidad para visibilizar la situación alarmante que viven personas de la diversidad sexual y de género en este país que cuenta con penas de uno a tres años en prisión, flagelación o pena de muerte por leyes estatales de la Sharia (ley islámica).

Veamos el caso contrario. Apenas en agosto pasado, Singapur despenalizó la homosexualidad entre hombres y hay que decirlo, fue el Primer Ministro de ese territorio asiático, Lee Hsien Loong, quien anunció esta medida. Un gran ejemplo de liderazgo al sobrepasar dogmas espirituales, estructuras moralinas y de corte patriarcal para anteponer la evidencia científica y el humanismo. Eso es avanzar hacia un futuro de Derechos Humanos. Claro que en Singapur aun faltará un largo camino por lo que no echamos las campanas al vuelo aun pero sí debemos reconocer cada uno de los logros alcanzados a nivel internacional.

Por otro lado, Taiwan es el único territorio asiático que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo y aunque este logro no fue bien visto en la región, lograron en el año 2019 darle una lección a las potencias económicas y culturales del continente, China y Rusia, en cuanto al reconocimiento de los Derechos Humanos de las personas LGBTTTIQ+.

Y a pesar de contar con estos faros de luz en la parte oriental del planeta, no son suficientes para contrarestar la homofobia que parece fortalecerse en Rusia con apoyo directo del Kremlin. El meme de Putin sin camisa montando un oso y cazando peces deja de ser gracioso, porque en verdad él se ha creído su propio arquetipo dotado de supremacía blanca, alfa y heterosexual por encima de todos los demás. Un peligro latente con tufo de nazismo. Por cierto, los nacionalistas separatistas radicales que desde Ucrania ayudaron en la confrontación bélica son los más felices en estos momentos, al igual que sus amigos los ultraconservadores europeos de Hungría, Polonia, Italia y Francia, quienes defienden la política exterior de Putin.

Los hechos están a la vista y quien no quiera ver la estrecha relación que existe entre el actuar ultraconservador, patriarcal y opresor que persiste en estas naciones con la homofobia, transfobia, lesbofobia, bifobia y los discursos de odio que promueven sus gobernantes, vive en una ingenuidad inverosimil.

Quizá no podremos hacer mucho desde México para incidir en lejanas latitudes pero al conocer todas estas realidades, generamos empatía y también nuevas herramientas para lograr mayor visibilidad y sensibilización en nuestros entornos. De esta forma otras personas abrirán los ojos y se darán cuenta que la discriminación motivada por cualquier orientación sexual, identidad o expresión de género no debe ser promovida ni solapada desde ningún gobierno o autoridad. El mandatario ruso sin duda es el gran homofóbico de nuestros tiempos actuales y esto por supuesto que debemos denunciarlo desde México.