• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/retiemble-en-sus-centros-la-tierra
  • hace 3 días
  • 18:09
  • SPR Informa 6 min

Retiemble en sus centros la tierra

Retiemble en sus centros la tierra

Por Hugo Rangel Vargas

Una enorme Patria, marcada por las violentas estrías de volcanes que entreveran su piel, por bruscas pendientes que se levantan desde los ardores de tierras calientes hasta gélidas cumbres, recorrida por venas de tórridos ríos y bañada por mares que menguan, agitada desde sus cimientes por bruscos y disruptivos movimientos telúricos; no podría tener otro destino que el de ser habitada por mujeres y hombres forjados en su carácter al tenor de esos trajines.

En cada episodio de su Historia, en cada símbolo amartillado con sangre y fuego del pasado, en las letras de las y los que sus hijos le cantan, en los gritos que salen del pecho empapado de mezcal, en los pasos de miles que se agolpan en las populosas avenidas, en los invencibles arados que parten la tierra, en las grietas de manos que se extienden para encontrar al futuro; ahí está el espíritu de este México que canta en su himno un reto al destino: “retiemble en sus centros la tierra”.

Este es el septiembre lleno de tragedias para nuestra memoria, pero también es el que convoca al porvenir de la patria a comenzar a recorrer el azaroso mundo del saber y del conocimiento, cargando zurrones llenos de sueños. El noveno mes, que porta bajo el brazo el ya mítico día 19, también llega con nuestras fiestas, con nuestro grito y con el recuerdo de nuestras luchas y de nuestros mártires. 

Nuestro septiembre, tan lleno de nombres de héroes de bronce, ha levantado un monumento también a seres de carne y hueso que han recorrido calles, que han levantado piedras, que han hecho que la trascendencia supere a la eternidad de aquellos instantes en los que la tierra tiembla. Esos seres emergen de las cenizas y de escombros, de lugares comunes y borrados por el devenir de lo cotidiano; eran espectros disueltos entre una realidad empapada de incertidumbres.

Los estruendos recurrentes de nuestra tierra son los recordatorios de lo pequeña y frágil que es la vida, pero también de esas proezas que están dormidas en la conciencia de nuestro pueblo y que apenas esperan una pequeña arenga del futuro para correr a su alcance.

Más de un siglo ha pasado desde que  escribió aquel verso que marca los sucesos que vivimos. La tierra tiembla en sus centros, trayendo crujir de dientes y sonoras exclamaciones de dolor; con ellos, sin embargo, el futuro asoma el rostro esperanzador de la solidaridad que vence al tiempo.