• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/la-presidenta-de-la-scjn-y-los-platos-rotos-del-conservadurismo-pla-stico
  • 03 Jan 2023
  • 23:01
  • SPR Informa 6 min

La Presidenta de la SCJN y los platos rotos del conservadurismo plástico

La Presidenta de la SCJN y los platos rotos del conservadurismo plástico

Por Gloria Virginia Davenport

No había pasado unas cuantas horas de la elección de la ministra Norma Lucía Piña Hernández como presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y diputados del partido Acción Nacional, cuyo candidato natural era Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, comenzaron a considerar que la derrota de su aspirante era un triunfo.

El ministro Ortiz Mena es señalado de condonar 392 mil millones de pesos a más de 9 mil grandes contribuyentes y de perdonar a 60 causantes irregulares créditos fiscales de mil millones, a 7 mil millones de pesos durante su gestión al frente del Servicio de Administración Tributaria, esto entre 2008 y 2012 en el gobierno de Felipe Calderón.

También se le señala de condonar los adeudos fiscales a 586 grandes contribuyentes con deudas al fisco que oscilaban entre 100 millones y 999 millones de pesos.

Con sus estados publicados en la redes sociales, panistas y empresarios, intentaron amarrar navajas con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, con una imagen en la que señalaban que la ahora presidenta de la SCJN es quién menos apoyo ha dado al actual gobierno de Morena.

La incongruencia es más que evidente, toda vez qué el montaje que orquestaron en contra de la ministra Yasmin Esquivel, con lo de el supuesto plagio de su tesis de licenciatura no resultó para las aspiraciones panistas de colocar a Ortiz Mena al frente de la SCJN.

Todavía unas horas antes, mientras los ministros votaban para elegir la presidencia, la diputada plurinominal panista Mariana Gómez y otros panistas, difundían en la redes con hipocresía decorada de triunfalismo, un estado del periodista Joaquín López Dóriga, en él mostraba a la ministra Piña, con un voto de ventaja frente al ministro Ortiz Mena.

En realidad, en el fondo sobre la forma, la elección de la magistrada Norma Piña es un golpe contundente al panismo y a la ultraderecha por más que lo quieran disfrazar de un triunfo. Como lo señaló en sus mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador, había un especial interés por parte de la ultraderecha panista en la designación de Ortiz Mena; toda vez que tiene vínculos con el ex presidente Felipe Calderón – tío de la diputada Mariana Gómez del campo – , y quién impulsó el arribo del abogado, como ministro de la SCJN.

El ministro más rico, cómo se le conoce a Ortiz Mena, tiene muchos más puntos de contacto con los intereses de Acción Nacional y de los empresarios contrarios a la 4T que la agenda de la ahora presidenta de la SCJN.

En su discurso al asumir el cargo, la ministra Norma Piña resaltó la importancia de la lucha de las mujeres y de que una de ellas ahora será quién encabece el máximo órgano de justicia del país.

La agenda histórica de la ministra Piña es completamente opuesta a los intereses del conservadurismo y de la ultraderecha religiosa que ha intentado asumir un liderazgo visible ante la ineficacia y tibia mediocridad de la derecha empresarial.

La ministra Norma Piña Hernández se ha destacado por su lucha en favor de los derechos de las mujeres; al aborto voluntario en el caso de Coahuila; en la defensa del derecho de las parejas de lesbianas y gays al matrimonio igualitario; y de las personas trans al acceso a la identidad oficial a través de un trámite administrativo en el caso de Veracruz; entre otros.

El mensaje de la ministra es totalmente opuesto a los intereses de la ultraderecha conservadora que se reunió en México el año pasado.Sin embargo, otro punto más revela lo que se les viene a esa ultraderecha conservadora, como fue el detonar un escándalo contra la ministra Yasmin Esquivel para impulsar al ministro Ortiz Mena.

El artífice del escándalo relacionado al supuesto plagio de la tesis de la ministra Yasmin Esquivel, fue un oscuro abogado repelente a las entrevistas, de nombre  Edgar Ulises Báez. La trama de misoginia que urdieron en redes para intentar frenar la posible presidencia de la ministra Yasmin Esquivel solo demuestra otro de los aspectos rotos de la ultraderecha conservadora mexicana anti 4T.

Ahora, Edgar Ulises Báez Gutiérrez, quién súbitamente apareció en una victimizada entrevista en el portal Eje Central, a unas horas de la elección del relevo en la SCJN, se ha quedado virtualmente solo, y es inservible para esa ultraderecha que le apostaba a colocar a su candidato simbiótico al frente de la Suprema Corte. Circulan en redes sociales capturas de pantalla que señalan irregularidades de Báez Gutiérrez, entre ellas, dos actas de nacimiento apócrifas que también en sí, constituyen actos delictivos para un individuo egresado y titulado por la UNAM.

Las denuncias de la ultraderechas de plagio supuesto de la tesis de la ministra Esquivel, demuestra también la hipocresía de quienes, desde los espacios de poder mediático  conservador, acribillaron a la ministra; Son los mismos que años pasados bajaron la cabeza e intentaron enterrar las mismas acusaciones que se hicieron sobre un supuesto plagio de tesis, por parte del expresidente entonces en funciones Enrique Peña Nieto.

¿Porque la virulencia en los ataques de los portavoces de la indignada testosterona mediática y académica de la ultraderecha contra una mujer con una carrera brillante en la impartición de justicia en México?

Peña Nieto jamás se enfrentó la violencia de los ataques, incluso de caricaturistas mediocres por el tema del plagio de su tesis. No hubo una lucha por la dignidad como lo hizo la ministra Yasmin Esquivel, quién continuará en su cargo dentro de la SCJN.

Los ataques en contra de la magistrada fueron desde "bots" de Twitter, hasta de intelectuales y académicos simbióticos con la oligarquía multimillonaria de empresarios y políticos de plástico, se llegó hasta la mentira y la falsedad sobre el proceso de titulación de la especialista.

Como bien lo explicó en varias entrevistas el abogado constitucionalista, Eduardo Andrade Sánchez, quién durante los 80´s se desempeño como abogado general de la UNAM, una irregularidad en la tesis no inválida el título, ya que este no gira solo en el documento a desarrollar.

Los académicos e intelectuales orgánicos volvieron a tener otro ataque de amnesia selectiva cuando dejaron de lado el hecho lógico y elemental de la participación de los maestros sinodales y del examen final que girarían entorno al documento de tesis por lo que la ministra Yasmin Esquivel, habría pasado sin problemas ese proceso para la titulación.

Mientras la ministra daba su discurso, otro de los diputados de acción Nacional, Jorge Triana, replicaba los mismos tweets de Gómez del Campo, en el que festejaba que la ahora presidenta no ha apoyado al 100 las iniciativas el presidente de la república.

En este resquebrajamiento de la ultraderecha conservadora mexicana, se les ha olvidado a los panistas que también una gran parte de ellos tienen señalamientos de corrupción y de abusos, como el propio caso de Triana quien tiene presuntamente una detención pendiente en la Ciudad de México, o los casos de Santiago Creel con los casinos, de Margarita Zavala con el asesinato de 49 bebés en la guardería ABC de su familia, del coordinador de diputados panistas Jorge Romero Herrera, ligado al cartel inmobiliario de la alcaldía Benito Juárez y de la propia Gómez del Campo, quién toda su vida política ha amasado una millonaria fortuna como diputada plurinominal favorecida por ser sobrina de Zavala y Calderón.

Si alguien podría ganar algo con la elección de la ministra Norma Piña en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación seriamos las mujeres, la diversidad asexual y quiénes integramos las agendas progresistas que ha descendido la izquierda y en especial la cuarta transformación.

Si alguien perdió no fue la ministra Yasmin Esquivel, fueron los empresarios que no tendrán a ese aliado que les perdonaba impuestos al frente de la SCJN. Pero sobre todo, pierde un diminuto personaje quién fue expresidente de México, que seguramente debe estarse ahogando de frustración en algún restaurante de lujo de España.