• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/adios-al-presidencialismo-bienvenida-al-estado-democratico
  • 29 Aug 2022
  • 23:08
  • SPR Informa 6 min

Adiós al presidencialismo, bienvenida al estado democrático

Adiós al presidencialismo, bienvenida al estado democrático

Por José Alberto Alvarado Pineda

Debemos mencionar que el maestro Jorge Carpizo, en su obra “El Presidencialismo mexicano”, nos da algunas características el Presidencialismo señalando que estas son:  las facultades constitucionales que tiene el presidente para nombrar y remover sin consultar al Congreso a sus secretarios de despacho, y facultades metaconstitucionales, como el ser el  “jefe” indiscutible del partido oficial, controla corporativamente a las centrales campesinas, obreras y populares” 

En este sentido, debemos destacar que el presidencialismo en México, ha traído como consecuencia que no exista una verdadera división de poderes, pero debemos tener en consideración que, históricamente, se ha necesitado un gobierno o gobernante que sea eje de unión del país, que si bien existe una división de poderes, en realidad, en México es una división de funciones, pero siempre los otros dos poderes buscando armonizar sus actuaciones a la ideología del Presidente o del grupo o partido al que pertenece el Presidente.

Con esto no quiero justificar el Presidencialismo, o decir que es bueno o malo, sin embargo, creo que en su momento fue necesario.

Hoy en día el presidencialismo es un sistema cada vez más recurrido por otros países, pues vemos casos en Latinoamérica, pero también en Europa, como en Alemania, donde el Primer Ministro, en contra de las decisiones de su Parlamento, determinó nacionalizar “temporalmente” la industria eléctrica rusa, para garantizar el suministro de la misma en su país, acción que fue tomado sin consultar con el parlamento y que es un acto totalmente presidencialista.

Las circunstancias del momento hacen que en algunos de los países se opte por un presidencialismo o por un parlamentarismo, es decir, cuando es necesario se deja que se imponga el presidencialismo y en ocasiones el parlamentarismo.

En México, el presidencialismo, ha sido un tema totalmente negativo, por lo menos desde los años sesenta del siglo pasado y hasta hace poco menos de 4 años, pues con este sistema, se violentaron los derechos de los ciudadanos y humanos, se vendieron los recursos nacionales y se ha perjudicado en muchos aspectos a los mexicanos, existiendo impunidad y hasta complicidad de los otros dos Poderes del Estado.

Por desgracia, el papel de los otros poderes ha sido de complicidad, no de acompañamiento, ya que es diferente el que el Congreso apoye las políticas e ideas del Presidente y las plasme en las leyes, a que realice reformas para, literalmente, entregar los recursos de la nación a extranjeros. Y del Poder Judicial, pues hemos visto cómo cambia sus criterios conforme a lo que requiera el Presidente, cuando debe ser el garante de la legalidad.

Debe existir en los hechos y no en el papel, una verdadera división de funciones y poderes, pero para ello, se requiere, realmente, una educación política de la ciudadanía, donde se castigue al político o partido político que no represente los intereses de la sociedad, para que en realidad sea un contrapeso de quien gobierne. Pero también se requiere un cambio de nuestro Poder Judicial, donde independientemente del partido político que gobierne, interprete y aplique la ley, siendo realmente probos en su función, a demás de una reforma profunda sobre la designación de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Como podemos ver, han existido hoy en día, y sobre todo con este gobierno, visos de terminar con el presidencialismo en México. no podemos decir que la figura presidencial cada vez tiene menos peso, por el contrario, el Presidente sigue siendo el servidor público con más fuerza política, si embargo, también, ha sido este presidente, aunque muchos no lo quiera ver, el más respetuoso de los otros poderes, pues hoy la oposición en el Congreso de la Unión, se declara en moratoria legislativa y no aprueba reformas constitucionales propuestas por el Presidente;  mientras el Poder Judicial, determina que los órganos autónomos no se les puede aplicar la Constitución en cuanto a los salarios millonarios que reciben, no existe un contubernio para vender el país, no existen leyes que vulneren a la sociedad o que permitan a las empresas extranjeras realizar sus acciones en contra del país.

El Presidente, ha respetado funciones, y claro también las ha criticado, pero no existe un dame y te doy, no existe, una maleta de dinero para aprobar reformas constitucionales; no existe maletas de dinero para aprobar la venta de los recursos nacionales, hoy el Presidente, determina que cada uno asuma su responsabilidad histórica,

Pero eso no queda ahí, hoy vemos a un presidente que cumple, aún cuando sean absurdos, ordenamientos del INE de evitar “hacer propaganda”, dejando de transmitir su Conferencia Mañanera en los estados con elecciones, ¿Cuándo se había visto esto?, pues sabíamos que en tiempos electorales, los Secretarios de Estado eran los principales operadores de campañas, respondiendo a las órdenes del Presidente en turno.

Algunos autores señalan que el presidencialismo va en declive por el reforzamiento del sistema de partidos, pero no concuerdo con ellos, pues se ha visto que aún y cuando sean partidos distintos, se unen para un mismo fin, y ahí esta el PAN, el PRI y el PRD con su “Pacto por México”, y hoy con su alianza que no busca más que regresar al presidencialismo rapaz y entreguista. No es el sistema de partidos lo que trae un declive del presidencialismo, sino la lucha de muchos por terminar ese sistema y la voluntad política de algunos gobernantes.

Estos son algunos de los elementos que nos dan la esperanza de que la democracia y la división de poderes y funciones, sea una realidad. Estamos viviendo el naciente estado democrático que por muchos años se nos negó.