• SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • SPR Informa
  • https://sprinforma.mx/noticia/a-4-anos-de-la-victoria-del-pueblo
  • 07 Jul 2022
  • 17:07
  • SPR Informa 6 min

A 4 años de la victoria del pueblo

A 4 años de la victoria del pueblo

Por Marcela Fuente Castillo

Hace cuatro años, 30 millones de mexicanos nos dimos cita en las urnas para poner fin a los gobiernos neoliberales. 

Algunos votamos con la claridad y convicción del proyecto de la Cuarta Transformación; otros votaron motivados por el hartazgo a los gobiernos del PRIAN y sus decisiones que erosionaron significativamente la calidad de vida de las y los mexicanos.

Algunos más emitieron un voto útil e incluso escéptico, pero con mucho ánimo de que las viejas prácticas políticas quedaran enterradas para siempre. 

Pero todos y todas votamos con la esperanza de un cambio radical en donde la justicia y el bienestar fueran la prioridad del gobierno. 

Ese apoyo popular hacia el Proyecto de la Cuarta Transformación sigue vigente y se fortalece. Muestra de ello fue la victoria electoral en cuatro estados de la república que tuvo lugar hace unas semanas, entre los que destaca Hidalgo que fuera bastión del PRI por más de 90 años. 

Una excelente forma de celebrar estos cuatro años de la Victoria del Pueblo es combatiendo las noticias falsas y resaltando algunos elementos que han sido fundamentales para que la justicia y el bienestar regresara a nuestras vidas. 

Soberanía Nacional.

El gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador lucha por la Soberanía Nacional. 

La Reforma Eléctrica, la refinería de Dos Bocas, el corredor interoceánico y la negociación del T-MEC en 2019 son los testigos visibles de esta lucha. 

La soberanía es el motivo de resistencias y guerras de todos los pueblos, y en México, después del saldo que nos dejaron más de 30 años de neoliberalismo, era fundamental que el Estado mexicano recuperara la rectoría de nuestros recursos naturales, energéticos e hídricos. 

Con ella, los beneficios de nuestra tierra serán para las y los mexicanos y no para las empresas transnacionales y países desarrollados depredadores que usaban nuestro territorio como un traspatio. 

El impulso a la democracia política y económica sin precedentes.

La convicción histórica, ahora hecha realidad, que ha hecho sacar espuma por la boca a conservadores, neoliberales y derechistas en nuestro país. 

Desde que Andrés Manuel arribo a la presidencia, advirtió que cambiaría la relación entre poder político y económico. Y lo ha cumplido. 

Ahora, por ejemplo, el cobro de impuestos ya no favorece a unas cuantas empresas, e incluso el propio presidente ha exhortado a poderosas empresas del país como Bimbo, FEMSA y Elektra para apegarse a la legalidad.

La universalización de programas sociales y apoyos a adultos mayores, jóvenes y personas con discapacidad, también ha abonado a la construcción de una nueva democracia al ir rompiendo con el mito de la meritocracia y la cultura del neoliberalismo. 

También las consultas populares, que impulsan la participación en temas tan importantes como megaproyectos y hasta la revocación de mandato, han abierto un proceso de politización y diálogo que difícilmente tendrá vuelta atrás, fomentando así la democracia participativa y fortaleciendo en esencia el poder del pueblo.

La construcción de paz y conciliación. 

En todos los países del mundo, después de una etapa de dictadura y de alta violencia, comienzan los procesos de conciliación y construcción de paz. 

Nuestro país ha sido terreno de censura y persecución política. Ante eventos trágicos como el 68, el Halconazo, el periodo de guerra sucia, la proliferación de guerrillas, la desaparición de migrantes, estudiantes, indígenas y la alta tasa de feminicidios que tuvimos desde la década de los 70, aunado a una descabellada estrategia para combatir el narcotráfico, la izquierda ha contestado siempre ¡Ni perdón ni olvido!. 

Es por ello que la estrategia de seguridad del presidente, sumada a mesas de trabajo con movimientos sociales, así como a  la recuperación y dignificación de la memoria histórica, ha sido fundamental para construir los cimientos de un país más pacífico y más libre. 

Ahora, a cuatro años de la victoria del pueblo, el gran reto de simpatizantes, militantes y ciudadanos es no retroceder. 

El momento histórico en el que nos encontramos exige crítica, pero también comprender las contradicciones naturales en todo proceso. Hoy ya hemos iniciado, y estamos protagonizando el cambio que nos llevo a una revolución de conciencias en 2018.